Aprendizaje

Coincidencias entre el DUA y los estilos de aprendizaje

En este entrada comentaré el artículo Lessons (not) learned: The troubling similarities between learning styles and universal design for learning escrito por Guy A. Boysen de la Universidad de McKendree, en el que se analizan las curiosas coincidencias entre los estilos de aprendizaje y el Diseño Universal para el Aprendizaje (DUA). Si tienes interés en conocer qué es el DUA, su base científica y su eficacia, sugiero visitar el blog de Juan C. Ripoll, quien recientemente publicó un interesante análisis sobre estos puntos.

El artículo de Boysen me resultó interesante comentarlo para no cometer los mismos errores que cometimos con los estilos de aprendizaje. Boysen hace hincapié en cinco coincidencias entre los estilo de aprendizaje y el DUA:

  1. Falta de evidencia suficiente sobre su eficacia

En educación necesitamos de suficientes datos que nos guíen a la hora de tomar decisiones sobre la aplicación de una determinada teoría o enfoque. Durante décadas, los defensores de los estilos de aprendizaje afirmaron que adaptar la enseñanza a los estilos de aprendizaje de los estudiantes mejoraría su aprendizaje. Actualmente, sabemos que esta teoría ha sido desacreditada por la comunidad científica (ver aquí). En cuanto al DUA, si bien existen investigaciones, la mayoría de ellas son de baja calidad (ver aquí). Los defensores de DUA señalan que los principios son demasiado nuevos para ser completamente validados por la investigación.

  1. Operacionalización inadecuada

Una operacionalización inadecuada de ambos enfoques hace que sea difícil evaluar sus resultados. El DUA incluye tres principios básicos (de representación, acción/expresión y compromiso) que, a su vez nos proporcionan 9 pautas y 31 puntos de control de implementación. Esta complejidad conlleva que la posibilidad de realizar alguna predicción sobre cómo aprende el estudiante resulte muy difícil. En general, la complejidad de DUA deja un nudo gordiano que los investigadores aún no han logrado resolver

  1. Énfasis excesivo en la diversidad en el aprendizaje

Las investigaciones sobre la memoria humana y el aprendizaje han logrado identificar los principios fundamentales sobre cómo aprenden los estudiantes. No obstante, ambos enfoques (estilos de aprendizaje y DUA) enfatizan la diversidad en el aprendizaje en lugar de los principios universales de aprendizaje. Este énfasis del DUA en la diversidad puede resultar una estrategia educativa eficaz, pero no se debería ignorar los principios de la enseñanza y el aprendizaje efectivos.

  1. Énfasis excesivo en hacer coincidir la enseñanza con diversas formas de aprendizaje

Tanto los estilos de aprendizaje como el DUA proponen que los estudiantes son diversos en la forma cómo aprenden. Asimismo, proponen que la enseñanza esté diseñada teniendo en cuenta esta diversidad.  Recordemos que la propuesta de diseñar la enseñanza de acuerdo a los estilos de aprendizaje no está respaldada por la evidencia.

  1. Justificaciones neurocientíficas muy generalizadas

Para cada uno de sus tres principios, el DUA propone la existencia de tres redes neuronales (representados en tres colores diferentes):

  • Red afectiva: que activa el por qué se aprende. Exige que se le proporcione al estudiante diferentes formas de implicación. Esta red se encarga de dotar significados emocionales a las tareas.
  • Red de conocimiento: activa el qué se aprende y exige proporcionar al estudiante múltiples formas de representación). Se encarga de percibir la información y dotarla de significado.
  • Red estratégica: activa el cómo se aprende, que exige brindar al estudiante múltiples formas de acción y expresión. Especializada en ejecutar, planificar tareas mentales y motrices.

Este planteamiento puede resultar interesante. Sin embargo, se le critica por el resumen simplificado de la función cerebral. Incluso, los promotores del DUA reconocen que utilizan un modelo simplificado del cerebro para resaltar lo que es relevante para el cerebro y para tratar de comprender y planificar la variabilidad del alumno. La participación de regiones específicas del cerebro no ofrece ninguna idea de cómo se debe enseñar a los estudiantes. El problema final con las justificaciones basadas en el cerebro es que no hay intervenciones que hayan surgido directamente de la neurociencia. La investigación es demasiado rudimentaria para informar a la educación.

Entonces, ¿debo ignorar totalmente el DUA? No, claro que no (especialmente cuando se trata de personas con discapacidad). Las directrices de DUA como establecer objetivos claros, el andamiaje, fomentar la colaboración y proporcionar retroalimentación resultan propuestas interesantes. Sin embargo, este gran potencial que nos quiere transmitir el DUA es razón suficiente para examinarlo cuidadosamente y no aceptarlo acríticamente.

Referencia:

Boysen, G. A. (2021). Lessons (not) learned: The troubling similarities between learning styles and universal design for learning. Scholarship of Teaching and Learning in Psychologyhttps://doi.org/10.1037/stl0000280

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s